Qué son las tales ideas,
heroí­nas anarkistas q nos
zurcan la mollera –
no hay distancia, en
realidad, todos vivimos
un mismo instante
creo yo.
Las palabras
no nos pertenecen (una
especie de comunismo intelectual –
la propiedad intelectual es un
absurdo y el mayor robo
el de una cultura *) sino
que hay una sola
conciencia
cuando leo las epopeyas
nórdicas del Phil o contemplo
una escena de balcón con
su finí­sima observación
anti-social; es como la
alucinación
geométrica dibujada
en el techo:
compartimos jerigoncios.
La comunicación
intenta hacernos COMO UNO.
La buena
conversa heterotópica
con iconismos amereidosos
y tintes de cambiar el
mundo en torno a un
tinto, con un piano
de fondo.
Para de contar,
y. Entonces
llamémosle RESPETO.
Sí­, sé que en Facebook
estÃá «todo el mundo» (??)
y que es más instantáneo
escribir ‘jajaja’ que un
poema – pero:
dejémosnos de huevadas,
la UNIDAD está rota.
Es que ese mismo
mundo, ése ritmo
desbocado que otrora
nos juntó en algún
patio, ahora nos lleva
a cada uno por su
delirio, no hay
un camino.
Divergimos al Eterno.
Así­ es que terminamos
lanzándonos cadenas de texto,
como si los caracteres
pudiesen mantener
la cohesión de nuestras
identidades.
En el fondo el Hombre
se resiste a ser un individuo –
la va el Ser en ello.
Define luego la «amistad»,
¡cuidado! tan potente es el impulso
que el mismo diablo se ha
obsesionado con superar
su soledad (esa sola
palabra que condensa
infierno y paraíso)
y sólo piensa
en juntarse.
Juntarse.
Juntarse donde
sea, como sea, con quién sea.
Sonreí­r, pasarlo bien es matar
el tiempo, y helos ahí­ a los
muertos de tiempo vivientes.
Se ríen, bailan y luego se van,
fornican todos con todos sin
saber cómo se llaman
siquiera. Quieren ser.
No son, ellos son los Otros.
Una masa sin nombre que
se junta a mirarse para
saber cómo ser.
JAH NO DEAD
Nosotros, en cambio,
no necesitamos vernos.
Si nos encontramos por
el azar del destino, nos
reconocemos en Yo
Soy .:Y:..:H:..:V:.
Por lo menos es mi
pobre entendimiento de
lo que es un amigo, aquel
con el que he compartido
puntos de vista (aunque
hayan sido legalmente
incompatibles Injio).
Hay algo así­ como
un alma colectiva que
se anda buscando a sí,
eso es todo. Lo demás
regálencelo a la corporación
de Silicon Valley de su
elección – sus trámites,
sus tramas polí­ticas y
sus cartas de amor.
Pero, aquí,
información SELEKTA.
PULL UP!
Invoco a todas esas
partes del yo y yo
en nosotros – aunque
yo y yo estén peleados.
Reiterativamente asisten
a terapia de pareja en
la hoja, se relajan con cual
sea su rito favorito y lo
hechan todo pa ‘juera.
Esta es una harenga
a la literatura pues basta
de mirarse en fotitos.
Ya, yo me paso a
otros gí­glicos
bí­blicos,
saludos.
Sotito.

Este sitio utiliza cookies.    Leer más